Análisis Rush’n Attack: Ex-Patriot

Si menciono el nombre de Rush’n Attack quizá muchos de vosotros os quedéis igual, pero si os digo Green Beret (denominado así en Europa), algún que otro Blader habrá esbozado una sonrisa. Y es que el juego que nos ocupa tiene un pasado a sus espaldas y plagado de buenos momentos.

Nos tenemos que remontar a mediados de los años ’80 para encontrarnos con un título que causó furor en su época, un juego de acción en scroll lateral que nos mantuvo hipnotizados frente a nuestros monitores mientras su endiablada dificultad sacaba de quicio al más pintado. Hoy nos ponemos a lomos de su secuela, con todos ustedes Rush’n Attack: Ex-Patriot.

La Historia.

30 de Junio de 1908, Tunguska, Siberia, dentro del territorio de la extinta U.R.S.S. Una explosión aérea de muy alta potencia ocurrida sobre las proximidades del río Podkamennya sacude al mundo, nadie sabe ni el motivo ni las circunstancias, pero este hecho inexplicable ha generado bajo las gélidas tierras de Siberia un mineral azulado muy codiciado, los rusos lo llaman “Ulyssium”.

Desde los años ’70 el gobierno soviético ha estado aprovechándose de la recolección de este mineral para fabricar material nuclear y es en el año 1989 cuando realizan sus primeras pruebas subterráneas. Debido a ello, Harvest, grupo secreto de infiltración de la CIA es enviado a Siberia para recabar información, aunque lamentablemente desaparen en la operación.

Varias décadas después, un segundo equipo es enviado para encargarse de rescatar a uno de los miembros del desaparecido equipo Harvest y determinar la amenaza del material nuclear Ruso. Durante la operación algo vuelve a salir mal y son encarcelados. Ahora como el sargento Sid Morrow y con la ayuda de tu dominio del cuchillo, debes encontrar la manera de escapar de tu celda y acabar con la misión que empezaste.

Tras esta introducción de auténtica película o sacada de alguna novela de Tom Clancy, nos tocará recorrer todos y cada uno de los laberintos que componen este título de acción en scroll lateral con una estética pseudo 3D —o más comúnmente denominado 2,5D—, y desentramar toda la historia que nos plantean sirviéndonos para ello del sigilo y las sombras o pudiendo optar en algunos momentos por la acción más desenfrenada. ¿Será un camino agradable?, os daré una cuantas pistas, pero eso sí, deberéis juzgar por vosotros mismos.

Qué bonito es lo que bien se ve.

La primera impresión cuando cargamos el juego y podemos observar la introducción así como el menú principal, es que nos encontramos ante un título que ha sido cuidado con mimo, queriendo hacerlo vistoso, llamar la atención del usuario e incitarnos a adentrarnos en él.

Si en algo destaca Rusn’n Attack: Ex-Patriot es por la ambientación, en los primeros minutos de juego ya tendremos la sensación de una inmersión total. Los laberínticos pasillos de la carcel, mugrientos y oscuros rayan a un alto nivel, plasmando de manera magistral cada detalle que cualquiera de nosotros pudiera imaginar de un lugar como ese. Ayuda bastante el gran trabajo realizado en cuanto a la iluminación y al uso de las sombras, que podríamos decir sin riesgo a equivocarnos, es la clave gráficamente hablando de este juego.

Por otro lado, el motor del juego utiliza el tan manido Unreal Engine 3 y por ello consigue mantener un nivel alto, un framerate constante, no existiendo ningún tipo de ralentización, las texturas están muy bien conseguidas y el modelado de personajes es el apropiado para este tipo de títulos. Aunque eso sí, deberíamos poner un pero y es que cuando aparecen escenas cinemáticas, las cuales usan el mismo motor del juego, se realiza un “zoom” y nos encontramos con unos personajes en 3D con una carga poligonal pobre, que producen en ocasiones ciertas situaciones de dejavu y que nos recuerdan a la época de los 64 bits.

Aun así, y a pesar de ese pequeño bajón de calidad en las cinemáticas, nos encontramos ante un verdadero juego de nueva generación, al estilo de lo ya visto en otros títulos como por ejemplo “Bionic Commando: Rearmed”, quizá uno de los “rivales” que se puede encontrar Rush’n Attack en las plataformas de descarga digital.

La potencia sin control no sirve de nada.

Como ya sucede en el apartado gráfico, en el plano jugable volvemos a encontrarnos con una de cal y otra de arena. El personaje se maneja de manera correcta en practicamente todas las situaciones, ocultarnos en las sombras, disparar e incluso aferrárnos a los salientes cual escalador profesional se hará de forma sencilla y casi automática. Pero como ya he avanzado, se darán situaciones muy determinadas en las cuales la experiencia jugable se verá mermada.

Durante el juego habrá momentos en el que nos tendremos que desenvolver como si estuviésemos en un plataformas al uso, saltando de un lado al otro con la vista puesta en el vacío y sudando la gota gorda. ¿Por qué? Pues debido al deficiente control del personaje cuando le pedimos que salte. Será muy común verse en la situación de tener que repetir más de medio centenar de veces un salto por el control impreciso o porque la vista que en ese momento tenemos en pantalla no ayuda lo suficiente para saber a donde o cómo debemos llegar a nuestro destino.

Por suerte, como os comento, serán momentos puntuales que no llegarán a desquiciarnos del todo a nada que tengamos un poco de paciencia y que se verán compensados con situaciones realmente memorables como son los enfrentamientos contra el enemigo. Y es que en este juego prima un componente de sigilo que nos permitirá realizar ciertas ejecuciones con nuestro cuchillo que gozarán de unas animaciones muy conseguidas, muy al estilo de un juego de lucha y que por lo menos a servidor le incitaba a acabar con el enemigo para deleitarse una y otra vez de cada una de las “presas” predefinidas.

Atacar por la espalda y romperle el cuello, contraatacar a un golpe con una serie de movimientos y apuñalarle o rematar a los carceleros en el suelo mientras agonizan, son un claro ejemplo de algunos regalos que Vatra Games ha incluido para deleite del jugador. Por si fuera poco, no solo haremos uso del cuchillo, sino que tendremos a nuestra disposición desde ametralladoras, torretas, granadas y un fabuloso lanzallamas, por lo que la diversión está garantizada.

Otra cosa a tener en cuenta es el nivel de dificultad que atesora el juego y que influye directamente en la forma de jugarlo. Si optamos por jugar el modo más sencillo de los tres niveles de que disponemos, podremos optar por encarar el juego de una manera más directa, en plan Rambo y solo viéndonos obligados al sigilo en determinadas ocasiones. En cambio, si elegimos las otras dos dificultades, se convertirá en otro mundo, un juego dificilísimo que cualquier error o disparo nos llevaría a empezar de nuevo y por ende solo apto para los más avezados. Eso sí, el que existan puntos de control cada poco tiempo ayudará a que no tengamos que repetir un escenario completo tras ser eliminados, todo un detalle.

El sonido también cuenta.

Tanto la banda sonora como lo efectos de sonido es algo que ni Vatra Games ni Konami han conseguido sacar más que un aprobado raspado en este juego.

La banda sonora podríamos decir que cumple, simplemente eso. Para un título de esta índole cabía esperar una música que nos metiese de lleno en la acción y lamentablemente no es así, se limita a ser una mera comparsa. Por lo menos también debemos destacar a su favor que no serán las tan recurrentes melodías machaconas que uno acaba odiando a los pocos minutos.

Respecto a los efectos de sonido, si bien los sonidos de disparos, el uso del cuchillo y las explosiones van acorde a la calidad mostrada con anterioridad, cuando volvemos a encontrarnos con las cinemáticas -quizá mejor que no hubiesen estado visto lo visto- y los personajes mantienen una conversación escucharemos un ruido de fondo, porque se debe catalogar así, que simula las palabras cual “Sims”, lo que lo hace muy irritante y claramente prescindible.

Conclusión y cierre.

Rush’n Attack: Ex-Patriot es un juego que no tiene trampa ni cartón. Vatra Games nos ofrece un título de acción pura, al viejo estilo y que nos ofrece un nivel de dificultad apto tanto para los jugados noveles como para los más experimentados.

Lamentablemente y tan bien es cierto, la duración del mismo se antoja escasa, llegando a durar entre 4-5 horas y repartiéndose en solamente 3 Niveles. Aun así y como excusa, podríamos alegar que nos encontramos con un juego que cuesta “solamente” 800 MSP/9,99€ en Xbox 360 y PS3 respectivamente y en la actual generación solemos darnos de bruces con esta situación constantemente y con precios que muchas veces superan los 60€.

De todas formas y gracias a la época en la que vivimos, se puede bajar la demo y ver insitu de lo que es capaz este juego y como dije al comienzo del análisis, poder juzgar por vosotros mismos.

A favor:

- Graficamente rinde a gran nivel y posee una gran ambientación.
- Dificultad muy bien balanceada en los tres niveles disponibles.
- Las ejecuciones a los enemigos, por momentos memorables.

En contra:

- Duración escasa, 4-5 horas.
- Jugabilidad con luces y tinieblas.
- No disponer de modo multijugador que alargue la vida util del título ya que la rejugabilidad es practicamente nula.
- Se esperaba más de la secuela de un mítico juego de los ’80.

Deja un comentario